Los incentivadores respiratorios son aparatos destinados principalmente a mejorar la funcionalidad respiratoria, y lo hacen habitualmente mediante el fortalecimiento de la musculatura respiratoria o mediante el mantenimiento de la luz y funcionalidad de las vías respiratorias. En este apartado vamos a referirnos a los Incentivadores Respiratorios Musculares, que van a tener como objetivo el reforzamiento muscular y con ello la mejora de la mecánica respiratoria, una mejor adaptación a mayores requerimientos del aparato respiratorio y una mayor resistencia a la fatiga o disnea.


No debemos olvidar que en el ciclo respiratorio inspiración-espiración, la fase más activa es la inspiración y esta se produce por la contracción de los músculos inspiratorios: Diafragma, Intercostales, Escalenos y Esternocleidomastoideo. De todos ellos, el músculo más importante con diferencia es el Diafragma. El diafragma es un músculo muy importante en el funcionamiento del organismo humano, y tiene una serie de particularidades que lo hacen único:

  • Se trata de un músculo esquelético con un funcionamiento habitualmente autónomo (en esto tiene su similitud con el miocardio.
  • Debido a las inserciones y a la influencia del abdomen, tiene una forma de bóveda.
  • Además de cumplir su función muscular, realiza una función de barrera y separación entre la cavidad abdominal y torácica.
  • Si queremos fortalecer el diafragma, no lo podemos hacer más que a través del aumento de resistencia a la inspiración.
  • La fatiga del diafragma da lugar a un reflejo metabólico que provoca una vasoconstricción de la musculatura periférica, con el ánimo de aportar más sangre al diafragma y superar la fatiga. Ello a su vez trae consigo una disminución del rendimiento de la musculatura periférica por el menor aporte de sangre.

Cuando el trabajo respiratorio aumenta (bien por hablar en alto de forma continuada, subir escaleras, cargar con peso para trasladarlo,…) los músculos intercostales externos colaboran estrechamente con el diafragma en el trabajo inspiratorio, aumentando la frecuencia y profundidad de la respiración. Si el nivel de intensidad de la actividad física es muy intensa (en relación a las posibilidades máximas individuales), al músculo diafragma y a los músculos intercostales, se une el trabajo de los músculos escalenos y esternocleidomastoideos, que se encargan de elevar toda la caja torácica permitiendo una mayor expansión y movilizando más volumen de aire en cada inspiración (Volumen corriente).



Mientras, la espiración es un proceso que en reposo es una fase pasiva y es principalmente la elasticidad pulmonar y de las estructuras torácicas quienes tienden a volver a la situación de reposo respiratorio y dando lugar a la salida de aire sin prácticamente participación activa muscular. Cuando realizamos una actividad que exige un aumento del trabajo respiratorio y aumenta la frecuencia respiratoria, la espiración se convierte también en un movimiento activo y en este caso van a ser los músculos intercostales internos y la musculatura abdominal los responsables de la espiración activa.



Dado que habitualmente va a ser la inspiración la fase más activa y donde es necesario realizar más trabajo en el ciclo respiratorio, es por ello que la mayor parte de los incentivadores respiratorios actúan estimulando y fortaleciendo la musculatura inspiratoria.



Tipos de Incentivadores inspiratorios musculares


Los incentivadores inspiratorios musculares son elementos que nos permiten entrenar específicamente esta musculatura y al igual que en la inspiración, el músculo más desarrollado (no el único) va a ser el diafragma.


Cómo se consigue activar la contracción de esta musculatura y con ello entrenarla específicamente para obtener de esta forma una mejora de la fuerza y resistencia ligada al entrenamiento?


La única forma conocida (si exceptuamos la estimulación eléctrica directa que es muy compleja en esta musculatura) es la realización del mismo ejercicio (inspiración) con una resistencia. Y la labor de los incentivadores inspiratorios es la de crear una resistencia a la inspiración.



Tipos de incentivadores inspiratorios en base a su funcionamiento.


Los incentivadores inspiratorios se clasifican en 2 grandes grupos en función del modo en que generan la resistencia a la inspiración:


1.- Incentivadores Inspiratorios de Flujo. En este caso el mecanismo de aumentar la resistencia a la inspiración es muy sencillo: reduciendo el calibre o la superficie abierta para el paso del aire, aumentamos la resistencia. En estos incentivadores la resistencia a la inspiración es dependiente de la reducción del calibre y también del flujo de aire (litros/minuto), de forma que a mayor disminución de calibre aumenta la resistencia, y también con el mismo calibre a mayor flujo de aire también aumenta la resistencia. Por tanto en estos incentivadores en los que el calibre por el que pasa el aire suele ser fijo, la resistencia (y con ello la fuerza muscular a realizar para vencerla) varía en función del flujo de aire o velocidad de paso del aire. Un ejemplo bien conocido de este tipo de incentivadores respiratorios es el Respiron.



2.- Incentivadores Inspiratorios de Umbral. En este caso los incentivadores tienen una válvula que en condiciones de reposo está cerrada con lo que no permite el paso del aire. Si realizamos la suficiente presión como para superar la resistencia de la válvula, ésta se abre permitiendo el paso del aire sin ninguna limitación de flujo ni aumento de resistencia. En estos casos la fuerza de la musculatura inspiratoria debe ser capaz de superar la resistencia a la apertura de la válvula, pero una vez superada no hay ninguna variación de la resistencia independientemente del flujo o velocidad de paso del aire. Si de alguna forma conocemos la resistencia que ofrece la válvula, estamos conociendo y objetivando la fuerza que realiza la musculatura inspiratoria. Habitualmente en estos incentivadores (como es el caso de los Powerbreathe) la resistencia que ofrece el aparato es regulable y también es conocida, con lo que puede realizarse una programación y seguimiento del entrenamiento de la musculatura inspiratoria.


Hinchar o Inflar Globos es lo mismo que trabajar con un Incentivador Inspiratorio?


En muchas ocasiones en las que se recomienda el entrenamiento de la musculatura inspiratoria (principalmente el músculo diafragma) mediante incentivadores respiratorios como los mostrados en esta página, hay respuestas y comentarios de personas que comentan que se consigue lo mismo Inflando un Globo y que además es mucho más barato.

El hecho de inflar un globo supone la realización de un ejercicio muscular contra resistencia durante el ciclo espiratorio de la respiración, por lo que no tiene nada que ver el utilizar un incentivador inspiratorio tipo Powerbreathe o Inflar un Globo. Ni el tipo de trabajo, ni el objetivo, ni los resultados son similares.

Por tanto debe quedar claro que no es lo mismo el Entrenamiento Inspiratorio que Inflar Globos y que esta última actividad (inflar globos) ni entrena ni trae consigo ningún cambio a nivel del diafragma, y esto lo explicamos a continuación.




¿Por qué NO es lo mismo Inflar un Globo que Entrenar con un Incentivador Inspiratorio?


Porque en la Inspiración y en la Espiración no interviene la misma musculatura como ya hemos comentado anteriormente y el Inflado de Globos puede potenciar la Espiración (que es el movimiento respiratorio que trabaja activamente en esta función, ya que la inspiración es `’libre’), mientras que cuando entrenamos con un Incentivador Inspiratorio lo que potenciamos es la Inspiración que es la parte del ciclo respiratorio que realizamos contra la resistencia que nos ofrece el Incentivador.

Por ello, cuando estamos inflando un globo estamos activando los músculos intercostales internos y la musculatura abdominal. Se trata de una contracción muscular que exige una fuerza muy variable, en función del tamaño del globo, de su composición y del grado de inflado; por ello hay globos que son muy fáciles de hinchar, en otros nos podemos encontrar con una resistencia significativa pero que podemos hinchar el globo, mientras que hay globos en los que la resistencia es tal que nos resulta prácticamente inflarlos.

Por contra cuando realizamos un entrenamiento con un incentivador inspiratorio estamos activando el diafragma, los intercostales externos y si la intensidad es muy elevada activamos también los músculos escalenos y el esternocleidomastoideo. En función del tipo de incentivador inspiratorio que utilicemos, no vamos a conocer la fuerza que estamos realizando (eso sucede con los incentivadores inspiratorios de flujo donde la resistencia varía mucho con el flujo, como sucede con el Respiron), mientras que si utilizamos un incentivador inspiratorio de umbral la resistencia es conocida (habitualmente regulable) con lo que sabemos la fuerza muscular que estamos desarrollando (es lo que sucede con los incentivadores Powerbreathe) e incluso hay incentivadores inspiratorios electrónicos (Powerbreathe serie K) que nos indican la Potencia que estamos desarrollando.