La Escoliosis del Adulto es una desviación lateral anormal de la columna vertebral que se da en personas mayores de 18 años. Más allá de las curvaturas fisiológicas hacia adelante y hacia atrás (lordosis cervical y lumbar, así como cifosis dorsal), la escoliosis se caracteriza porque la columna vertebral rota y desarrolla una curvatura lateral. Cuando esa curvatura lateral objetivada mediante el ángulo de Cobb supera los 10º es cuando hablamos de escoliosis.

La mayoría de los casos de escoliosis son leves aunque superan los 10º de ángulo de Cobbs y no necesitan tratamiento quirúrgico. En los adultos, no es sólo el grado de curvatura de la columna vertebral quien determina la necesidad de tratamiento, sino que también se tienen en cuenta otros síntomas como pueden ser el dolor, la impotencia funcional,… En todo caso en la Escoliosis del Adulto el tratamiento está orientado a limitar la evolución de la escoliosis y aliviar los síntomas, y no necesariamente a corregir o disminuir la desviación de la columna vertebral. El objetivo siempre es disminuir el dolor y mejorar la función.

La Escoliosis del Adulto tiene genéricamente 2 orígenes:

  • Escoliosis Idiopática Infantil, Juvenil o Adolescente que según va creciendo el niño o joven, una vez que supera la edad de 18 años comienza a considerarse Escoliosis del Adulto. Es por tanto el resultado de la evolución en el tiempo de una Escoliosis desarrollada durante la infancia o la adolescencia.
  • Escoliosis Degenerativa (también denominada Escoliosis De Novo), donde se incluyen las desviaciones de la columna vertebral que se producen en la edad adulta (habitualmente por encima de los 50 años en personas que no presentaban escoliosis en la edad infantil), como consecuencia de la degeneración de las estructuras de la columna vertebral y que habitualmente comienzan por una desviación de columna a nivel lumbar. Esta degeneración provoca la progresión rápida y repentina de la escoliosis del adulto que precisa de un seguimiento y control clínico.

La escoliosis degenerativa del adulto genera diferentes problemas en el paciente, de los que los más destacables son el Dolor, la Deformidad evolutiva y el Desequilibrio ligado a la deformidad. Este desequilibrio se observa en la tendencia de los pacientes a inclinarse hacia delante y con la presencia de una desviación lateral de la pelvis o el tronco.

En cuanto al tratamiento, salvo en casos muy avanzados en los que puede estar justificada la cirugía, es la combinación de Corsé Ortopédico + Fisioterapia lo que va a permitir una mejora del Dolor y de la Deformidad. En Ortopedia Plantia optamos por el Corsé Cheneau basado en el Concepto Rigo para disminuir la deformidad y sobre todo disminuir su avance, mientras que en el ámbito de la Fisioterapia hay centros especializados en el tratamiento de esta patología como puede ser el Scoliosis & Posture Center de Donostia.

Los objetivos terapéuticos mediante la combinación de Ortopedia y Fisioterapia específica para la Escoliosis son la mejora de la alineación en el plano sagital y en el plano frontal. La mejora en el plano sagital, evitando que el paciente se incline hacia delante, es una de las claves para la disminución del dolor y de la disfuncionalidad del paciente. Un corsé correctamente diseñado tendrá como principal objetivo la mejora de esta alineación así como el control de la pelvis y el tórax.

El uso de Corsés Ortopédicos individualizados, principalmente elaborados en material plástico termoformado se están mostrando eficaces en la mejora de la deformidad y del equilibrio, así como en la evolución del proceso. Como promedio la evolución de una escoliosis degenerativa es de 1,6º / año y con el uso de un corsé ortopédico individualizado se consigue reducir dicha progresión de forma importante. En un estudio publicado por Palazzo y col en la revista «Archives of Physical Medicine and Rehabilitation» y titulado «Effects of Bracing in Adult With Scoliosis: A Retrospective Study» analizan la evolución de la escoliosis degenerativa en 38 pacientes a los que se les ha realizado un seguimiento mínimo de 10 años antes del uso del corsé ortopédico y 5 años tras la puesta y uso del corsé, lo que permite ‘visualizar’ la evolución de la escoliosis durante 15 años, incluyendo 5 años de tratamiento ortopédico mediante corsé; en los 10 años de seguimiento realizado a estos pacientes afectos de escoliosis degenerativa antes del uso del corsé el ángulo de Cobb aumentaba de promedio 1,47º cada año, mientras que tras el uso de un corsé ortopédico la evolución del ángulo de Cobb se reducía y el promedio de aumento durante al menos 5 años era de 0,24º por año.



¿La Escoliosis del Adulto es Hereditaria o Adquirida?


La escoliosis del adulto tiene dos orígenes posibles: 

– el primero de ellos son aquellas personas que durante su infancia o adolescencia desarrollaron una escoliosis y que llegan a ser adultos con una escoliosis que se desarrolló en la adolescencia. Este desarrollo se divide en dos grupos: en el 20% de los casos la escoliosis está asociada a otras enfermedades como patologías neurológicas, congénitas o sindrómicas, y el 80% restante denominado idiopático, que no podemos confirmar cual es el origen exacto de la escoliosis, ya que es debido a un conjunto de elementos y de variables, que hoy en día se conoce como origen multifactorial. Dentro de este origen multifactorial se conoce una predisposición genética y epigenética como elemento de desarrollo de la escoliosis idiopática del adolescente. 

– el segundo grupo en la escoliosis del adulto, son adultos que en su vida no han tenido ningún diagnóstico de escoliosis y que en la edad adulta desarrollan una escoliosis que se denomina como NOVO Escoliosis. Esta escoliosis suele estar relacionada con factores genéticos y sobre todo con factores degenerativos propios de la estructura ósea de la vértebra. Este desarrollo de escoliosis aumenta con la edad, siendo de un 30% de prevalencia de escoliosis en personas de 40 años y aumentando a un 68% en personas de más de 70 años. Este desarrollo de escoliosis está relacionado con el deterioro de las vértebras por un proceso degenerativo natural que se puede acrecentar y aumentar por factores genéticos, metabólicos y mecánicos.