Mascarillas Quirúrgicas y Mascarillas de Protección. Cuál se debe utilizar?

Las mascarillas son dispositivos creados para evitar la transmisión de enfermedades contagiosas y la inhalación de contaminantes del aire, así como intentar garantizar la protección del personal sanitario y personal de apoyo frente a contaminantes ambientales y patógenos. Con este objetivo de protección existen 2 grandes grupos de mascarillas que están reguladas por diferentes normativas y tienen un objetivo también diferenciado: Mascarillas Quirúrgicas, con las que se trata de evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de quien utiliza la mascarilla y Mascarillas de Protección, cuyo objetivo es el filtrado del aire inspirado protegiendo al usuario de la inhalación de partículas contaminantes y/o microorganismos.

 

 

Mascarillas Quirúrgicas

Mascarillas quirúrgicas o higiénicas con el objetivo de evitar la transmisión de patógenos por parte del usuario de la protección. Ortopedia Plantia de Donostia - San SebastiánLas mascarillas quirúrgicas son las que con mayor frecuencia vemos y que también pueden considerarse mascarillas higiénicas. Tienen una función que posiblemente no es bien conocida por la mayor parte de la población, ya que no trata de evitar la contaminación de la persona que la lleva, sino al contrario el objetivo del que lleva una mascarilla quirúrgica es no contaminar a los demás.

No podrían considerarse de seguridad bidireccional, sino que su diseño evita la salida o diseminación de agentes patógenos, presentes normalmente en boca o nariz. Por tanto es una mascarilla que lleva por ejemplo el personal sanitario con el fin de evitar la transmisión de una infección al paciente o a una herida. Lo mismo sucede cuando una persona con resfriado, infección respiratoria,… lleva una mascarilla quirúrgica: su objetivo es evitar contaminar a los demás, no protegerse a sí mismo. En menor medida la mascarilla quirúrgica también puede proteger al usuario de los vertidos de líquidos potencialmente contaminados procedentes de pacientes.

Una mascarilla quirúrgica evita que el usuario se vea afectado por la contaminación del aire exterior? Sí, pero en muy poca medida; se considera que el aire en el interior de la mascarilla quirúrgica (entre la propia mascarilla y la zona de cara cubierta) es entre 1,5 y 3 veces más limpio que el aire exterior, lo que pone en duda la protección bidireccional de este tipo de mascarillas.
Según esto, quién debiera utilizar una mascarilla higiénica o quirúrgica? Aquellos que presenten una infección respiratoria e intenten evitar la contaminación del resto de personas; también el personal sanitario (aunque no exista una infección respiratoria conocida) cuando es preciso mantener unas condiciones de asepsia y podríamos ampliar también a las personas (aunque no tengan infección respiratoria) que puedan tener contacto con personas inmunodeprimidas.

Las mascarillas quirúrgicas están constituidas por diferentes capas que funcionan a modo de filtro y que deben tener una eficacia de filtración bacteriana (BFE) superior al 95%.  Existen diferentes clasificaciones de las mascarillas, pero la clasificación más básica es la que se basa en la Eficacia de Filtración Bacteriana, existiendo en este sentido 2 tipos de mascarillas quirúrgicas:

  • Mascarilla Estándar Tipo I, con una eficacia de filtración bacteriana (BFE) igual o superior al 95%
  • Mascarilla Estándar Tipo II, con una eficacia de filtración bacteriana (BFE)  ≥ 98% y una eficacia de filtración de partículas (EFP) ≥ 95%

Mascarilla quirúrgica o higiénica, para ser usada con el objetivo de evitar la transmisión de microorganismos patógenos desde boca y nariz. Ortopedia Plantia de Donostia - San Sebastián Existen mascarillas quirúrgicas de diferentes formas y modos de sujeción, lo que puede determinar pequeñas diferencias en cuanto a la eficacia de la sujeción, el confort,… siendo muy importante que tenga un buen ajuste del contorno a la cara con el fin de minimizar la entrada y salida de aire por los laterales, aire que no tendría ningún proceso de filtrado. Así podemos encontrar mascarillas preformadas o de bozal, mascarillas planas (las más habituales), mascarillas pico de pato,…

Igualmente es muy importante el modo de colocación de la mascarilla quirúrgica, ya que va a determinar su efectividad como capacidad de filtrado; la mascarilla tiene 2 caras, una de ellas blanca y la otra de color (variable, lo más habitual de color azul o verde), y debe siempre utilizarse la mascarilla con el lado blanco en contacto con la nariz y boca, por lo que hacia el exterior se verá la cara coloreada de la mascarilla.

 

Mascarillas de Protección

Mascarilla de protección, eficaz para evitar el contagio en enfermedades infecto-contagiosas como el SARS, la gripe, el coronavirus, tuberculosis,... en Ortopedia Plantia de Donostia - San SebastiánLas mascarillas de Protección, también denominadas respiradores y mascarillas autofiltrantes, cuyo objetivo es prácticamente el contrario a las mascarillas quirúrgicas; en este caso se trata de ‘proteger’ al usuario de la mascarilla de protección, evitando la inhalación de elementos contaminantes y patógenos.

Esta protección del usuario se ve reflejada en la calidad y limpieza del aire en el interior de la mascarilla, que en este caso es entre 4 y 50 veces más limpio que el aire exterior.

Por qué hay tanta variabilidad en los datos aportados por la limpieza del aire (entre 4 y 50 veces)? Porque en función de la capacidad de filtración existen 3 clases de mascarillas de protección, denominadas FFP1, FFP2 y FFP3. La capacidad de filtrado de estas mascarillas se obtiene mediante una combinación de un filtro mecánico y electrostático, y realizando pruebas estándar con aerosoles y aceite de parafina, el porcentaje máximo de penetración admitido es del 20% para mascarillas FFP1, 6% para FFP2 y del 1% para la clase FFP3 (máxima capacidad de protección).

Por tanto las mascarillas de protección pueden considerarse bidireccionales y protegen al usuario de la contaminación exterior; en función del tipo y tamaño de contaminante del aire pueden recomendarse mascarillas de protección con un Factor de Protección (FFP) diferenciado.

En casos de viriasis (como puede ser la gripe, el coronavirus,…) las autoridades sanitarias suelen recomendar el uso de mascarillas de protección FFP2 en aquellas personas que tienen relación con pacientes sospechosos de viriasis o incluso pacientes en los que se ha confirmado dicha viriasis.

Al respecto hace unos días el Departamento de Salud del Gobierno Vasco publicó los Protocolos de Vigilancia Epidemiológica en relación al Coronavirus (incluimos un resumen del Protocolo-Coronavirus-2019-nCoV_Recomendaciones_Minimas) y establece que el personal sanitario en contacto con pacientes sospechosos o confirmados de infección por coronavirus, utilicen mascarillas de protección de nivel FFP2.

 

Recomendaciones en el caso de Infecciones de transmisión aérea

Uso de mascarilla de protección FFP2 eficaz para evitar el contagio de microorganismos patógenos como la tuberculosis, viriasis como la gripe, el sarampión, el SARS, el coronavirus,... disponible en Ortopedia Plantia de Donostia - San SebastiánCon el fin de evitar la propagación de la infección, deben establecerse medidas de prevención que permitan evitar la transmisión de los diferentes patógenos (responsables de la gripe, SARS, coronavirus, sarampión, tuberculosis pulmonar,…) que afectan al árbol respiratorio, incluidos los menores de 5 micras y que proceden de las vías respiratorias del paciente

Se deben aplicar medidas de prevención para evitar la transmisión de microorganismos menores de 5 micras que proceden de las vías respiratorias del enfermo y que quedan suspendidas en el ambiente o persisten en el tiempo. Se incluyen microorganismos causantes de enfermedades como tuberculosis pulmonar, bronquial, o laríngea, varicela o sarampión, herpes zóster diseminado o localizado en enfermos inmunodeprimidos. En cuanto a uso de mascarillas, genéricamente puede ser recomendable el uso de mascarilla quirúrgica o higiénica por parte del paciente con el fin de disminuir o minimizar la emisión de microorganismos al aire a través de la tos, estornudos,… mientras que tanto el personal sanitario, cuidadores,… es recomendable que utilicen una mascarilla de protección de clase FFP2 cuando se encuentren en el mismo entorno que el paciente.

 

Son efectivas las Mascarillas?

Imagen de la nube de aerosol que se genera con la tos, utilizando mascarilla quirúrgica o mascarilla de protección N95. Ortopedia Plantia de Donostia - San SebastiánEn principio las mascarillas son realmente efectivas, siempre y cuando sean adecuadas y homologadas (las que no están homologadas pueden no valer para nada o por el contrario ser tan buenas o mejores que las homologadas) y sobretodo deben estar bien ajustadas al rostro para evitar una gran entrada o salida de aire por los laterales, parte superior,…

Hay algunos estudios en los que han analizado el efecto de las mascarillas, y entre ellos hay un estudio de Julian Wei-Tze Tang y Gary Settles, Ph.D. titulado «Coughing and Masks» publicado en la revista «The New England Journal of Medicine» en Diciembre de 2009 y cuyas imágenes de Visualización de la dispersión del aire expulsado durante la tos utilizando mascarilla quirúrgica o mascarilla de protección N95 (norma USA que como hemos dicho anteriormente filtra un poco más que la FFP2 de norma europea) mostramos.

Se trata de una mujer sana de entre 40 y 50 años que tose con ambas mascarillas. Se observa cómo con el uso de una mascarilla quirúrgica (Imagen A) o con una máscara de protección N95 (imagen B) se genera una barrera que ayuda a detener la nube de aerosol que genera la tos. Sin el efecto barrera de una mascarilla, la tos puede impulsar un fuerte chorro de aire turbulento a una distancia de 1 a 2 metros de la boca y de esta forma se objetiva el efecto barrera y preventivo en la transmisión de patógenos que tiene el uso de mascarilla.

 

Información elaborada por Ortopedia Plantia de Donostia – San Sebastián

 

Deja un comentario